Instrucciones para la autoevaluación

IEMAC ERIMI es la adaptación del instrumento genérico IEMAC/ ARCHO desarrollado por un equipo de especialistas en enfermedades reumatológicas (reumatólogos, enfermeras, médicos de atención primaria gestores) y miembros del equipo de investigación de IEMAC.

Ha sido concebido como un instrumento de ayuda a las unidades clínicas de reumatología y de otras organizaciones sanitarias que deseen mejorar su modelo clínico-asistencial adaptándolo a las necesidades de las personas con enfermedades ERIMI.

Se recomienda leer estas instrucciones antes de realizar la autoevaluación para obtener un mejor aprovechamiento de la herramienta.

1. Herramienta de autoevaluación

IEMAC ERIMI es una herramienta que permite la autoevaluación de unidades clínicas de reumatología y de otras organizaciones sanitarias en relación a su grado de implantación de modelos de gestión de las personas con ERIMI. Mide la progresión de la unidad clínica de reumatología y de otras organizaciones en su transformación hacia el abordaje integral de las ERIMI de forma sencilla, y con sensibilidad suficiente.

El procedimiento de autoevaluación se completa usando una herramienta informática de tratamiento de resultados del proceso de autoevaluación disponible en el enlace www.iemac.es/erimi/

2. Ámbitos de aplicación y perspectiva de evaluación

IEMAC ERIMI puede ser utilizado en organizaciones meso (gestión de organizaciones, centros y programas asistenciales) y micro (actividad de los profesionales clínicos y pacientes).

IEMAC ERIMI propone y evalúa el grado de implantación de 30 intervenciones. Aunque algunas intervenciones puedan resultar más próximas a la actividad de un profesional u organización determinados, todas en su conjunto permiten una completa evaluación de los enfoques y su despliegue en la práctica.

3. Estructura del cuestionario

IEMAC ERIMI está estructurado en 4 ejes y 30 intervenciones. Cada intervención se debe evaluar teniendo en cuenta el contexto y la realidad de la organización (unidad clínica de reumatología) que se somete a evaluación, utilizando una escala de puntuación en rango de 0 a 100. La puntuación de cada intervención debe ir acompañada por la descripción de las actuaciones concretas puestas en marcha que la justifiquen. Las intervenciones cuentan con un texto de apoyo o glosario en donde se describe algún concepto clave, el alcance de la intervención o se citan ejemplos para facilitar la mejor comprensión de la intervención.

4. Proceso de autoevaluación

IEMAC ERIMI se ha ideado para ser autoaplicado mediante un proceso de autoevaluación, si bien permite evaluaciones externas. Para conducir la autoevaluación, es necesario contar con un equipo multidisciplinar de autoevaluación compuesto por diferentes profesionales que, de forma consensuada, respondan a las cuestiones planteadas en IEMAC ERIMI.

Se recomienda que el equipo de autoevaluación esté formado por profesionales con diferentes perfiles y competencias de gestión de los pacientes con ERIMI (reumatólogos, médicos de atención primaria, enfermería de reumatología y de atención primaria, rehabilitadores, fisioterapeutas, farmacéuticos de hospital, psicólogos, etc). Es aconsejable que integre los distintos ámbitos asistenciales (atención primaria, hospital), así como a otras especialidades médicas que participen con frecuencia en el proceso de atención de las personas con ERIMI y a proveedores de cuidados de atención social.

Con carácter previo a la reunión de evaluadores, es necesaria la lectura del instrumento de evaluación de forma que cada evaluador pueda familiarizarse con la herramienta, su estructura, intervenciones y la escala de puntuación antes de comenzar a evaluar.

Una reunión de autoevaluación puede durar unas 2 horas dependiendo del grado de preparación de la misma y de la facilidad de alcanzar consensos sobre las puntuaciones entre los miembros del equipo de autoevaluación. Para facilitar la conducción de la sesión y construir consensos sobre las puntuaciones se recomienda que dos miembros del equipo asuman dos roles importantes: facilitador o conductor y relator o secretario de la sesión. Conocer las intervenciones previamente y describir las actuaciones implementadas según los criterios de la escala de puntuación facilita el consenso del equipo.

5. Escala de puntuación

La escala de puntuación de IEMAC tiene un rango de 0 a 100. Cada intervención debe puntuarse en base a los siguientes criterios:

  • Despliegue, entendido como profundidad y grado de implantación de la intervención. Según la naturaleza de cada intervención, el despliegue puede tener un significado diferente. En la mayoría de las intervenciones, el despliegue se refiere a la cobertura de los pacientes con las patologías reumatológicas objeto de evaluación o de los profesionales implicados en el proceso asistencial. En otras intervenciones, el despliegue se refiere al alcance de la intervención en el ámbito de gestión que le corresponda.
  • Existencia o no de un proceso de Evaluación sistemática y continuada en el tiempo de los progresos y resultados de las intervenciones puestas en práctica. La evaluación implica la realización de mediciones periódicas y controles tanto del despliegue como de los resultados obtenidos, así como su registro. La evaluación sistemática y continuada será la base para el aprendizaje de la organización, permitiendo la identificación, priorización, planificación y puesta en práctica de acciones de mejora. Dado que en no todas las intervenciones es posible realizar una evaluación “dura”, en la práctica, para evaluar las intervenciones pueden utilizarse diferentes diseños: desde estudios descriptivos, observaciones directas, informes de expertos hasta ensayos clínicos aleatorizados, utilizando información tanto cuantitativa como cualitativa.
  • Existencia de un alto grado de Innovación, objetivado en que la intervención es considerada una Buena Práctica de acuerdo a los criterios de la Estrategia de Enfermedades Musculoesqueléticas del Sistema Nacional de Salud o reconocimientos de categoría similar.

La escala es un continuo que permite posicionar el grado de desarrollo de una organización con respecto a cada una de las intervenciones definidas en IEMAC ERIMI. A pesar de ello, se ha dividido en 5 segmentos para facilitar la asignación de la puntuación.

Primer segmento: Existen actuaciones aisladas o se está definiendo la intervención (o el plan de acción de la intervención). El despliegue (cobertura territorial, número de patologías, número de pacientes y/o profesionales implicados) es limitado. Corresponde a experiencias piloto, actuaciones puntuales con algún grupo de pacientes o intervenciones que se encuentran en fase de diseño.

Segundo segmento: La intervención (o el plan de acción de la intervención) se ha puesto en marcha aunque no se hayan evaluado resultados. El despliegue alcanza a un 25% de los ámbitos relevantes. Se puntuará aquí cuando los planes de acción se hayan puesto en marcha en algunos centros o por algunos profesionales o en determinadas consultas y para algunas ERIMI, con un despliegue en torno al 25%. En este segmento no se exige que se haya realizado evaluación de resultados.

Tercer segmento: La intervención (o el plan de acción de la intervención) se está desarrollando de forma sistemática. Se han evaluado resultados. El despliegue alcanza al 50% de los ámbitos relevantes. Supone que la intervención se está implantando de forma sistemática. Es decir, que no se trata de experiencias aisladas o basadas exclusivamente en el voluntarismo de unos pocos profesionales o de acciones desarrolladas en el marco de un proyecto de investigación. La implantación de la intervención abarca un número mayor de centros, de profesionales de diferentes disciplinas y a un mayor número de ERIMIS, con un despliegue en torno al 50%. Además, ya se ha diseñado el sistema de evaluación y se han evaluado resultados.

Cuarto segmento: La intervención (o el plan de acción de la intervención) se ha evaluado sistemáticamente al menos durante 2 años. El despliegue alcanza a un 75% de los ámbitos relevantes. Este segmento se utilizará cuando el plan de acción cuente con una trayectoria de implantación en la práctica de, al menos, 2 años. El despliegue de las intervenciones se sitúa en torno al 75% y en ellas intervienen un amplio conjunto de profesionales, centros o consultas, según los casos. Estas intervenciones se realizan en la práctica totalidad de las ERIMI. Las intervenciones han podido ser evaluadas y el resultado de la evaluación está permitiendo identificar innovaciones en la atención al paciente.

Quinto segmento: La intervención (o plan de acción de la intervención) está integrada en el modelo de atención de la organización, alcanza un despliegue superior al 85% y favorece la innovación. Este segmento se reserva para las situaciones en las que la intervención está plenamente integrada en la práctica asistencial y alcanza un despliegue en el conjunto de la organización superior al 85%. La evaluación está orientada a la mejora y a la innovación hacia nuevas intervenciones sustancialmente diferentes, posiblemente de otra naturaleza o de nueva generación tecnológica.

Es importante tener en cuenta que la herramienta ha sido desarrollada bajo un criterio restrictivo, por lo que para posicionarse en un determinado segmento hay que cumplir íntegramente los requisitos contenidos en el segmento anterior.

6. Puntuación

La puntuación global IEMAC ERIMI corresponde a la suma de las puntuaciones en cada una de las intervenciones. Oscila en un rango de 0 a 3.000 y ha sido diseñada para facilitar comparaciones evolutivas de la organización.

A la hora de interpretar las puntuaciones ha de tenerse en cuenta que lo habitual es comenzar con puntuaciones modestas. Es lógico que, a medida que los profesionales se van familiarizando con los modelos de atención a pacientes crónicos y con los elementos clave de su gestión, se vayan introduciendo mejoras y las puntuaciones vayan aumentando. No obstante, se ha documentado que, en ocasiones, no se comprende totalmente el proceso de mejora hasta que se está inmerso en él, por lo que podría ocurrir que en alguna evaluación la puntuación sea más baja que en la evaluación previa, a pesar de haber introducido mejoras.

7. Periodicidad de evaluación

La implantación de intervenciones de mejora ante la cronicidad de una organización sanitaria requiere un tiempo que puede variar en función del tipo de intervención y de la propia organización.

En un primer momento, se recomienda que la organización se autoevalúe con una periodicidad de un año y, en función de los niveles alcanzados y del número, intensidad y tipo de intervenciones de mejora que se hayan desarrollado, distanciar las autoevaluaciones. Las organizaciones más avanzadas en el manejo del paciente con ERIMI requerirán plazos de tiempo mayores para visualizar mejoras significativas.

8. Utilidades

La herramienta IEMAC ERIMI:

  • Permite realizar el diagnóstico de una organización en relación al grado de implantación de un modelo de excelencia de atención a las personas con ERIMI, así como su evolución en el tiempo.
  • Ofrece un mapa de intervenciones que conforman un modelo de abordaje de la cronicidad, pudiendo ser utilizado como hoja de ruta para la gestión del cambio por clínicos y gestores.
  • Es un instrumento de mejora de la calidad al permitir la comparación/ benchmarking entre organizaciones similares.
  • Facilita la orientación de procesos de planificación, de reasignación de recursos y de cambios organizativos.

El proceso de autoevaluación con IEMAC ERIMI ofrece:

  • La oportunidad de compartir experiencias y perspectivas entre el equipo de profesionales que atienden a los pacientes con ERIMI.
  • La identificación de fortalezas y áreas de mejora para avanzar en el cambio de modelo de atención a dichos pacientes.
  • Una puntuación en rango de 0 a 3.000, que posiciona a la organización.
  • Una posición relativa frente a organizaciones similares.

Ha de tenerse en cuenta que:

  • Este instrumento mide las percepciones de los evaluadores sobre la atención al paciente con ERIMI. Como ocurre con otros instrumentos de autoevaluación, estas percepciones pueden estar influenciadas por las motivaciones, expectativas y por la propia comprensión e interpretación de las intervenciones por parte de los respondedores.
  • Aunque este instrumento aborda múltiples dimensiones de mejora, no pretende ser un plan integral de mejora de la atención a estos pacientes. Aspectos fundamentales, como por ejemplo, los recursos humanos, la financiación o los incentivos, sólo se abordan cuando están relacionados con la mejora de la atención a pacientes crónicos.
  • IEMAC ERIMI no ha sido diseñado para comparar organizaciones, centros, servicios o prácticas asistenciales en base a la puntuación agregada.

9. Evaluación a través de la web www.iemac.es

Hacer las evaluaciones de las organizaciones en la web, permite obtener los siguientes informes:

  • Informe de resultados de mi organización con totales para cada eje.
  • Informe evolutivo de la organización a lo largo del tiempo.
  • Informe de posición relativa (comparativo) de la organización respecto a organizaciones similares.

La persona que cumplimente la evaluación en la web, deberá asegurarse de que cuenta con la autorización del responsable de la organización que se autoevalúe y de que la misma organización no ha cargado otra evaluación en la web en los últimos tres meses.

Igualmente, se deberá especificar el tipo de organización (pública o privada) y su ámbito de decisión.



IEMAC-ARCHO es una obra protegida y depositada en el Registro de la Propiedad Intelectual con asiento registral 09/2015/423. Sus titulares son la Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitarias (BIOEF), la Universidad Miguel Hernández (UMH) y Merck Sharp & Dohme (MSD).
IEMAC-ARCHO se ofrece de forma gratuita a entidades públicas y sin ánimo de lucro y está disponible en el enlace www.iemac.org para las organizaciones que deseen autoevaluarse. Para otros usos, póngase en contacto con los titulares.
Universidad Miguel Hernáz de ElcheMSD